gototopgototop

английский

итальянский

немецкий

нидерландский

датский

шведский

норвежский

исландский

финский

эстонский

латышский

литовский

греческий

албанский

китайский

японский

корейский

вьетнамский

лаосский

кхмерский

бирманский

тайский

малайский

яванский

хинди

бенгальский

сингальский

тагальский

непальский

малагасийский

«Путешествие» (El Viaje) - книга на испанском языке для начинающих (уровень А1-А2)

Продолжение адаптированной книги «Путешествие» (El Viaje) на испанском языке для начального уровня (А1-А2) – глава 5-8 (начало книги «Путешествие» (El Viaje – в разделе «Книги на испанском языке»).

Остальные книги (адаптированные для начинающих и обычные) вы также найдёте в этом же разделе - «Книги на испанском». Для детей есть раздел «Сказки на испанском». Кроме того, у нас на сайте есть раздел «Аудиокниги на испанском языке» (книга «Путешествие» (El Viaje) также есть в формате аудио, но будет выложена позже).

Тем, кто любит фильмы Испании и стран Латинской Америки, будет интересен раздел «Фильмы и мультфильмы на испанском языке».

Для тех, кто планирует изучать испанский не только самостоятельно, но и с преподавателем или носителем языка, есть необходимая информация на странице «Испанский по скайпу».

 

Теперь переходим к чтению следующей части адаптированной книги «Путешествие» (El Viaje) на испанском языке. На этой странице выложены главы с 5-й по 8-ю включительно, а ссылка на продолжение книги будет в конце страницы.

 

El Viaje

 

Capítulo 5. Paraíso en peligro

Jueves, 13 de septiembre

 

Alba toma el puente aéreo Barcelona-Madrid. En una hora está en el aeropuerto internacional de Barajas, donde tiene que tomar el avión a Santiago de Chile.

Pero hasta la salida de su vuelo tiene más de tres horas. Es el momento de la verdad: “En tres horas estoy en un avión a Chile y todavía no sé qué quiero escribir. El jefe está loco y yo estoy doblemente loca... pero me gusta”.

Como siempre, Alba va a una librería. Magnetizada, toma un libro negro. Título: “Mundo del fin del mundo”. Autor: Luis Sepúlveda. Foto de portada: el esqueleto de una enorme ballena en un paisaje sin vegetación. “Sepúlveda... Yo conozco este nombre. ¿No es ese escritor chileno?”. Sin mirar el precio, Alba compra el libro y va rápidamente a la cafetería. En dos horas lo lee. “Ya tengo el tema: El sur de Chile, un paraíso en peligro”, piensa Alba.

En ese momento, una mujer joven con gafas y pelo rubio que está en la misma mesa dice:

Mujer: -¿Y? ¿Te gusta Sepúlveda? A mí también. Me gustan mucho sus historias y su vida.

Alba: -¿Conoces a Luis Sepúlveda? Y, a propósito..., ¿nos conocemos?

Mujer: -No, pero tengo la sensación de que somos colegas. Me llamo Paulina Altbaum y trabajo para varias revistas ecologistas. Bueno, y también estudio. ¿Y tú?

Alba: -Yo me llamo Alba Sampedro. Escribo para “El Universo”. Pero tú no eres española, ¿verdad?

Paulina: -No, soy chilena. Mi apellido es Altbaum porque tengo antepasados alemanes. Vivo en Valdivia. ¿Conoces Valdivia?

Alba: -No... Bueno, sólo de fotos..., con casas de madera de muchos colores, al lado de un río, ¿no?

Paulina: -Sí. Mira, si te interesa el tema del Medio Ambiente, tienes que visitar Valdivia. Allí hay un ecosistema muy especial, muy rico, mucha agua, mucho viento, mucho bosque, el mar... Bueno, y después, si viajas hacia el Sur, al sur de Puerto Montt...

En ese momento las dos escuchan el altavoz del aeropuerto:

Altavoz: -Señores pasajeros del vuelo LanChile LA171 con destino Santiago de Chile, por favor a la puerta A 18. Repito...

Alba y Paulina: -¡Mi vuelo!

Paulina: -¿Vamos en el mismo avión? ¡Estupendo! No me gusta pasar 10 horas en el avión sin conversar, ¿y a ti?

Alba: -A mí tampoco. Los aviones no me gustan nada. Oye, ¿qué número de asiento tienes? Es posible que...

 

Así es: sus asientos están uno al lado del otro. Esto, en castellano, se llama destino. También se llama suerte. Paulina tiene 25 años, es alta y con más energía que un volcán. Conoce su país y el mundo como su casa. Coopera con importantes organizaciones ecologistas nacionales e internacionales. En el avión, Paulina habla de los problemas medioambientales en el sur de Chile: los intereses económicos son más fuertes que los bosques de miles de años, los animales marinos sufren ya las consecuencias de la contaminación de otros mares y de la caza ilegal, el paraíso natural está en peligro. Hay mucho que hacer.

 

Paulina: -Mira, si quieres escribir un reportaje interesante, puedes visitar a un amigo en Puerto Montt. Toma, aquí tienes su dirección. No tiene teléfono. Vive en su barco, el Ruca. No le gustan mucho las visitas, pero hablar de la naturaleza le encanta. Es un experto que al tiro te informa de todo. Y después, me Visitas en Valdivia, en mi casa, porque el día 18 celebramos la Independencia de Chile, y nos encanta tener visitas. Y tienes que probar el “pisco sour” que prepara mi padre y las empanadas que hace mi madre y...

 

Bien. El viaje por el sur de Chile y el reportaje ya están organizados. Paulina lee “El Mercurio”, diario chileno. Alba tiene tiempo para tomar notas y mirar el mapa de Chile, largo como las alas extendidas de un albatros. Imagina los cientos de pequeñas islas y fiordos del Pacífico, allí donde termina el continente, en el fin del mundo donde viven las focas, los pingüinos, los elefantes marinos... Mira por la ventana y sólo ve azul y blanco sin fin: el Atlántico.

 

 

Capítulo 6. Puerto Montt

Puerto Montt, Chile. Viernes, 14 de septiembre

 

Alba: -¡Qué horror! ¡Qué frío!

 

Un taxista abre la puerta de su coche:

 

Taxista: -¡Aquí, señorita!

Alba: (entra en el coche) Gracias. ¡Qué frío!

Taxista: -Sí, bueno, aquí cerca de la Antártida..., je, je, je..., no nos gusta mucho el calor, para los pingüinos es pésimo, ya sabe... ¿Pero, ¿adónde quiere ir?

 

Son las cuatro de la tarde y la noche se acerca. Con la última luz de la tarde brilla la nieve, blanca y fría, sobre los volcanes negros detrás de Puerto Montt. Alba tiene frío.

 

Alba: -¿Cuándo empieza el verano aquí?

Taxista: -Bueno, a finales de diciembre.

 

Media hora más tarde, después de pasar por el pintoresco centro de la ciudad, están en Angelmó, el puerto de Puerto Montt. Allí, al lado de las casitas de madera, unas máquinas negras “comen” poco a poco una enorme montaña blanca. ¿Una montaña en el puerto?

 

Alba: -Oiga, ¿qué es eso?

Taxista: -Son astillas, bueno, también se llaman “chips”

Alba: -Pero astillas... ¿de qué?

Taxista: -De madera, claro. Aquí los árboles se hacen astillas y se exportan para la industria papelera de Japón y otros países.

 

Alba intenta imaginar cuántos árboles, cuántos años y siglos de vida, cuántas hectáreas de bosque son necesarios para tantas toneladas de astillas, para tantos papeles blancos.

 

Taxista: -Bueno, ya estamos llegando a Angelmó. ¿Busca algo concreto?

Alba: -Mmm... No, gracias. Me bajo aquí.

 

Alba empieza a buscar el Ruca entre los barcos grandes y pequeños del puerto. Leer los nombres es difícil, porque ya casi es de noche. El viento frío transporta el olor de los barcos y del océano.

De la cabina de un pequeño barco de pesca sale una luz amarilla y una música de guitarra. “Aquí está”, piensa Alba y salta a bordo. Un hombre fuerte, con pelo largo y muy moreno abre la pequeña puerta de la cabina.

 

Alba: -¿Lorenzo Salgado?

Lorenzo: -Sí, buenas tardes. ¿Qué desea?

Alba: -Me llamo Alba. Soy amiga de Paulina Altbaum. Quisiera hablar con usted.

 

El hombre mira a Alba de arriba a abajo. Está claro que no le gustan las visitas. Por fin, con un gesto, invita a Alba a entrar.

 

Lorenzo es un hombre poco convencional. En verano transporta en su barco a los viajeros que quieren ir a Puelo o a hacer una excursión por el Estuario de Reloncaví, un fiordo de aguas tranquilas con mucha vegetación. Allí, con un poco de suerte, se puede ver una colonia de lobos marinos. El resto del tiempo se dedica a estudiar y controlar las especies animales y vegetales desde Puerto Montt hasta Tierra de Fuego, un paraíso natural que empieza a tener problemas. Se levanta cuando se despierta y se acuesta cuando está cansado. El mar frío del Sur es su casa y su compañera es su guitarra.

Alba y el marino de origen mapuche se entienden bien. Después de tomar unos vasos de vino, Lorenzo se levanta y pregunta:

Lorenzo: -¿Quieres comer conmigo, española? Hoy hay chupe de cholgas con algas. Mira. La pesca de hoy.

 

Lorenzo abre un saco donde están las cholgas, unos mejillones grandes como una mano, entre algas marinas. La pequeña cosina del barco basta para preparar el exquisito chupe. Mientras cocina, Lorenzo hace una propuesta totalmente inesperada.

 

Lorenzo: -Mañana me voy a Magallanes. Los pingüinos y otros pájaros marinos empiezan a fabricar sus nidos con restos de plástico y metal y, a veces, comen también pequeños objetos que encuentran en el mar. Es muy peligroso, especialmente para los pequeños. ¿Te interesa venir?

 

Por la mañana, muy pronto, suena el despertador. Alba no sabe dónde está. Una habitación de hotel. Un balcón... ¡El viaje a Magallanes! Alba se levanta, se ducha y se viste en tiempo récord. Toma un taxi al puerto. El ruido del mar, motores de barcos... En el Ruca, con Lorenzo, toma el primer café del día.

 

 

Capítulo 7. La vida, esa hermosa crisis

 

Buenos Aires, Argentina.

Domingo, 1 de octubre

 

Es la hora de la siesta. Es domingo. Es primavera en el “París de América”. Cientos de porteños descansan, leen, conversan bajo los árboles en la Plaza del Congreso. Alba se sienta en un banco enfrente de la estatua de bronce del “Pensador”, de Rodin, y la mira mientras escucha las conversaciones de los otros bancos: “la primavera llega caliente este año”, comenta una señora; “los precios también”, contesta su amiga; “esta tarde juega La Boca contra el River Plate”, dice un joven; “mañana hay un homenaje a Carlos Gardel en el Cementerio de la Chacarita”, explica un señor de pelo blanco.

Alba quisiera escuchar horas y horas la música del español de Buenos Aires, pero a su lado, una voz masculina interrumpe el concierto:

Hombre: -¿Y vos qué creés, que piensa él?

Alba: -¿Qué? ¿Quién?

Hombre: -“El Pensador”, che.

Alba: -No sé

Hombre: -Yo tampoco lo sé, che, pero creo que es la única persona razonable de Buenos Aires. Claro que él no es de aquí... ¿Y vos, de dónde sos?

Alba: -¿Tú que crees?

Hombre: -Vos sos gallega, quiero decir española, ¿eh?

Alba: -Sí... ¿Y tú?

Hombre: -Bueno, la familia de mi vieja es italiana, la de mi viejo es irlandesa, yo soy porteño y vivo en San Telmo. ¿Conocés San Telmo? ¿No conocés San Telmo? Pero che, entonces no conocés Buenos Aires.

 

Diego Corsini lleva calcetines rojos, tiene 45 años y es psicólogo. Trabaja en uno de los muchos Centros de Salud Mental que existen en Buenos Aires y tiene mucho trabajo en una ciudad con tendencia a la neurosis. Visita al “Pensador” a menudo, sobre todo en sus crisis matrimoniales, para discutir con él.

Diego es una persona que inspira confianza, así que Alba, sin pensarlo dos veces, se va con él al barrio de San Telmo, uno de los corazones de Buenos Aires.

 

Después de un “rally” en colectivo por las neuróticas calles del centro, llegan a la pintoresca Plaza Dorrego. Allí hay todos los domingos un famoso mercadillo donde se pueden encontrar los objetos más curiosos y antigüedades únicas. La gente pasea bajo el sol de la tarde delante de los puestos. Alrededor de la Plaza hay muchos cafés que, a esta hora, también están llenos.

 

Diego: -Vamos a tomar algo. ¿O preferís mirar las antigüedades?

 

Alba prefiere lo primero.

 

Diego: -Vamos al Café Sirena, que es de un amigo mío. Tiene unas empanadas sensacionales. Hoy no quiero ir a comer a casa, ¿sabés? Sonia, mi mujer, no me quiere ver ni pintado.

 

Entre empanada y empanada, Diego habla de su vida:

Diego: -La psicología es mi hobby, ¿sabés? Yo, en realidad, soy músico en cuerpo y alma, pero con el tango sólo puedo alimentar el alma, el arte está en crisis, Argentina está en crisis. Bueno, vos ya sabés esa historia.

Alba: ¿Y qué instrumento tocas?

Diego: -El piano, che, expresión del alma. Escuchá.

 

Diego deja media empanada sobre la mesa, se levanta y corre al piano que está al fondo del bar.

...Una melodía triste y hermosa sale de sus manos con un ritmo dramático...

...Un hombre de pelo blanco se acerca a Diego, cierra los ojos y con una mano sobre el pecho, empieza a cantar...

...Todos interrumpen su conversación. La gente se amontona en la puerta del bar...

...Después de la segunda interpretación, el dúo es un trío, porque un viejo bastante gordo se sienta al lado del piano y toca su bandoneón...

...Los músicos sudan...

 

En una pausa, el propietario del café y su mujer se ponen uno enfrente de otro en medio del local...

... y se miran intensamente, como dos desconocidos que buscan algo el uno en el otro.

Con los primeros acordes, los dos dejan la rutina de treinta años de matrimonio...

Y empiezan a bailar con todos los sentidos una historia de tango, una historia de amor y de desamor...

... como la vida misma.

 

 

Capítulo 8. El precio del progreso

Córdoba, Argentina. Lunes, 15 de octubre

 

La Avenida Chacabuco no es muy diferente de otra gran calle de otra gran ciudad. Número 636. ¡Aquí! Alba mira muy contenta una de las pocas casas antiguas de toda la Avenida. Bea O’Higgins (así se llama la madre de Diego) abre la puerta con una sonrisa ancha, como la de su hijo.

 

Bea: -Pasá, pasá. ¿Cómo estás?

Alba: Bien, gracias. Pero este calor...

Bea: Claro, ¿qué hacés con la campera de invierno? Es primavera, che. Mirá, vos necesitás un mate. Después comemos. ¿Cómo están Diego y Sonya? ¿Y cómo está “Malos Aires”?

 

Alba comprende rápidamente la broma sobre la contaminación de la gran ciudad y cuenta sus experiencias e impresiones mientras Bea ceba el mate muy despacio, como en un ritual.

 

Bea: -¿Sabés una cosa? El primer vicio de los argentinos es cebar mate.

Alba: Ya veo... ¿Y el segundo? (Alba recibe el mate)

Bea: -El pluriempleo, che, ja, ja, ja. Es una broma. No es un deporte muy sano, pero no tenemos alternativa, che: si yo quiero comer todos los días, necesito todo el sueldo de un trabajo. Si también quiero pagar el alquiler todos los meses, necesito el sueldo del segundo trabajo. Y si quiero tener el lujo de comprar el diario todos los días, los cospeles del omnibús y la yerba mate, entonces necesito el sueldo del tercer trabajo. Y en el diario podés leer todos los días sobre el boom de la industria argentina y otras macanas de ese estilo, che. Es el precio del progreso.

Alba: -¿Tú también estás pluriempleada? (Alba sorbe el mate)

Bea: -¡Claro, che! Escuchá: de lunes a viernes por las mañanas doy clase de alemán en la Universidad Tecnológica. Lunes, miércoles y jueves estoy allí también por la tarde, desde las tres hasta las siete. Los martes y los viernes por la tarde, de una y media a cuatro y media estoy en la Escuela Superior de Lenguas. Además, todos los días, de lunes a viernes doy clases en el Goethe Institut por la noche, a las nueve. Y los sábados también, de nueve a una. Lindo programa, ¿eh?

Alba: -¿Y qué haces los domingos? (Alba pasa el mate a Bea)

Bea: -Y... me gusta pasar la mañana con mi nieta Cecilia. Normalmente voy al parque con ella. Después casi siempre voy a comer a casa de mi hija o vamos a las sierras. Mi familia tiene una casita allá. Por la tarde me gusta conversar con alguna amiga y matear, ir al cine o al teatro. (Bea sorbe el mate)

Alba: -¿Puedes repetir, por favor? Me gustaría grabar tus palabras, si no te importa. (Alba recibe el mate, sorbe y lo pasa a Bea)

Bea: -¿Todo? ¿Querés escribir sobre mi vida? ¿No tenés hambre? Primero vamos a comer, che, y después yo escribo con detalle mi horario y vos visitás la ciudad o dormís la siesta, como una buena española.

 

Читайте дальше по ссылке продолжение книги «Путешествие» (El Viaje) на испанском языке для начинающих (уровень А1-А2). Весь список испанских книг есть в разделе «Книги на испанском языке».

 

французский

испанский

португальский

польский

чешский

словацкий

венгерский

румынский

болгарский

словенский

сербский

хорватский

македонский

иврит

турецкий

арабский

фарси

урду

пушту

молдавский

украинский

белорусский

русский

грузинский

армянский

азербайджанский

узбекский

казахский

киргизский

монгольский

Изучение иностранных языков - новое

Уроки иностранных языков онлайн

Изучение какого иностранного языка сейчас Вас более всего интересует?